Passe-par-tout

passepartout 0
passepartout1
passepartout2
passepartout3
passepartout4
passepartout 0passepartout1passepartout2passepartout3passepartout4

El lugar: “un espacio cerrado”

A lo largo de los bajos de la autovía A8 destacan una serie de intervenciones que consiguen ganar espacio público de encuentro de los barrios, permitiendo dar uso y sentido a los espacios residuales que dejan las infraestructuras. En esta sucesión de espacios abiertos, la campa de Rekalde sirve de lugar para la práctica del deporte y actividades de tradición cultural con juegos populares.

Sin embargo, esta función se ve afectada por carácter de recinto cerrado que tiene. Numerosas barreras arquitectónicas impiden un libre tránsito hacia las pista y/o cruzar de un lado hacia otro. Mientras que en el resto de plazas de debajo la A8 se promueve la conectividad transversal y la accesibilidad, la Campa de Rekalde mantiene accesos muy puntuales, lo que sumado a la poca dimensión de las aceras, el vallado en toda la zona, los desniveles, los aparcamientos e incluso los parterres de césped, generan límites infranqueables que contribuyen en gran medida a que el lugar sea inseguro y se produzca una apropiación con actividades conflictivas.

 

La propuesta: permeabilidad  

Con el objetivo de abrir estos límites tan marcados y construir un lugar más permeable y accesible desde todos los costados, se propone un PASPARTÚ como pavimento continuo a modo de “orla que enmarca la actividad”. Este pavimento puede materializarse con baldosa de Bilbao coloreada con la que se imprimiría una seña de identidad. Las aceras de borde y los pasos de conexión construyen una nueva red de paseos peatonales y lugares de permanencia desde los cuales participar en la práctica del deporte ya sea de forma activa o contemplativa.

Se trata primero dar respuesta a que el propio paso de la gente genere una vigilancia social que evite la degradación del espacio por usos incívicos. Segundo, se busca superar las diferencias de niveles que existe entre las plataformas, mediante un plano de circulaciones en rampa, con suaves pendientes y equipado con mobiliario, iluminación y barandillas. Tercero, se promueve la relación entre las actividades que ya se dan en el lugar y se deja abierto a la inclusión de otras que incluso podrían cambiar en el tiempo.

De esta forma “PASSE-PAR-TOUT” tiene una doble estrategia:

– Como regla de ordenación del espacio mediante una nueva trama de conexiones transversales. La solución busca potenciar la flexibilidad en función de necesidades más específicas del barrio. Cada área definida por esta nueva trama puede asumir nuevos usos o actividades temporales.

– Como seña de identidad para este tramo de la Autovía A8, orfreciendo una nueva imagen que ayuda a reordenar los bordes tanto de Errekaldeberri Kalea, convirtiéndola en una calle peatonal con acceso de vehículos limitada, como Goya Kalea en la que se ensanchan las aceras aprovechando el espacio aparcamiento.

La propuesta busca reforzar la centralidad cívica, deportiva y cultural de la Campa de Rekalde abriéndose a la red de espacios libres y dejando de ser un recinto aislado.

 

Primer premio

Lema: Passe-par-tout (paspartú)

Proyecto: Renovación del bajo puente de la autopista A8

Ubicación:  Campa de Rekalde, Bilbao

Fecha: Enero 2015

Categoría: Transformación de un espacio público

Organización: Bilbao Txokoak 

Equipo: Alvaro Cuéllar, Anna Gutiérrez